l
Sierra MorenaBienvenid@s a Sierra Morena

Inicio | Contacta | Mapa Web | Aviso Legal
r
f
lll
blanco
ADIT Sierra Morena
rrr
oObjetivos
oIntegrantes
oCómo ser soci@
lll
Actualidad
rrr
oAyudas y subvenciones
oOfertas de empleo
oAgenda de actividades
lll
Plan Turístico
rrr
oEl documento
oÁmbito Geográfico
oObjetivos
oEntidades colaboradoras
oActuaciones
oPlazos y Presupuesto
lll
Turismo Sostenible
rrr
oDescripción
oPlan de acción 2007
oPlan de acción 2008
oPlan de acción 2009
lll
Guía Turística
rrr
oMunicipios
oSitios de interés
oEspacios naturales
oAlojamientos
oRestaurantes
oFiestas y tradiciones
e e
 
ll
blanco
Sierra Morena » Espacios Naturales > Parque Natural > Despeñaperros
rr
 
 
Despeñaperros
 
     
     
 

Despeñaperros

Despeñaperros

Despeñaperros

 

 

Provincia
Jaén

Tipología
Parque Natural

Año de declaración
1989

Altitud
Entre 600 y 1174 m.s.n.m.

Clima
Precipitación anual media: 650 mm.
Temperaturas medias mensuales: 8ºC (enero)-29ºC (julio)

Situación
El Parque Natural Despeñaperros, con una extensión de 7.717 Has., está situado al norte de la provincia de Jaén en Sierra Morena, constituido a lo largo de la Historia como paso natural de comunicación entre la meseta castellana y Andalucía, circunstancia ésta que fue aprovechada para construir a través del mismo la carretera N-IV, actual Autovía de Andalucía, y la línea de ferrocarril Manzanares-Córdoba.

Es uno de los parques naturales andaluces menos extensos a pesar de lo cual presenta una riqueza faunística, botánica y paisajística excepcional. Sobre su territorio sólo hay un municipio inmerso, Santa Elena, pero su área de influencia socioeconómica se extiende a los municipios de Aldeaquemada y La Carolina, debido a la histórica vinculación de la población de éstos al aprovechamiento del territorio del Parque Natural.

Descripción general
Al ser el primer espacio natural protegido con el que el viajero que entra en Andalucía se encuentra, supone la tarjeta de presentación de la Red Andaluza de Espacios Naturales Protegidos, en lo que representa para los andaluces la resolución del binomio conservación-desarrollo.

Se trata de un desfiladero que se formó como consecuencia de la erosión producida por las aguas del río Despeñaperros sobre los materiales de Sierra Morena. Esta erosión, junto a la acción de los elementos atmosféricos, dio lugar a unas impresionantes formaciones rocosas que bordean el río, constituyendo un paisaje de enorme belleza en el que, a la estrechez del desfiladero, se une la existencia de estratos rocosos casi verticales, como ocurre en el enclave conocido por Los Órganos y paredones de gran altura, como El Salto del Fraile, Las Correderas … Estas tierras reciben importantes precipitaciones y aportes de lluvia, lo que unido a las características de sus rocas ha permitido la aparición de sus características formas y de manchas de vegetación espectaculares.
Encauzado en el desfiladero el río Despeñaperros discurre transversalmente al macizo mariánico y desemboca en el río Guarrizas. Existen además otros ríos y arroyos, también pertenecientes a la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, donde aparecen bosques galerías formados por los típicos alisos, fresnos y sauces.
Su alto valor paisajístico se debe, en gran medida, a su orografía, siendo la verticalidad de las paredes cubiertas de líquenes, que constituyen el desfiladero y las formas adquiridas por algunas de ellas, lo más relevante. Presenta una geomorfología de lomas no muy altas separadas por barrancos poco profundos pero abruptos, en los que afloran farallones cuarcíticos así como interesantes comunidades de vegetación que prestan sus colores al paisaje dándole tonalidades verdes, marrones, rojas y amarillas. Esta variante orografía hace que en él se conjuguen tanto vegetación típica mediterránea, como vegetación de ribera entorno a los ríos que la recorren.
Esto es consecuencia de las especiales condiciones de clima, suelo, altitud y, sobre todo, acción humana, que ha hecho que a las formaciones autóctonas de encinares, alcornocales o robledales se unan repoblaciones de coníferas, que en los márgenes de la Autovía de Andalucía constituyen un verdadero jardín botánico. Buenas representaciones de la vegetación propia de estas sierras las encontramos en el Barranco de Navavaca, donde existe una pequeña masa de robledal relíctico, o en las caras de orientación norte del Barranco de Valdeazores y del monte Collado de los Jardines, donde existe una representación única de bosque mediterráneo húmedo en el que se mezclan quejigos, alcornoques, robles, acebos, etc.
La vegetación del Parque está perfectamente adaptada a las condiciones climáticas de sequía estival. Encinas, alcornoques, y también quejigos y robles melojos en las umbrías frescas y húmedas como la del Collado de la Estrella, son las especies arbóreas más representativas, aunque también hay pinos piñoneros, carrascos y negrales que proceden de repoblaciones. El matorral se compone de madroños, brezos, jaras, mirtos, coscojas… Existen además alrededor de 30 especies cuya distribución en todo el mundo no sobrepasa los límites del Parque.

El carácter particular del suelo y la existencia de un clima más continentalizado que en el resto de Sierra Morena hace que la flora de Despeñaperros presente un carácter particular que se traduce en la presencia de un buen número de plantas endémicas entre las que destacan la Centaurea citricolor y el Dianthus crassipens.

La principal actividad de este entorno reside en el aprovechamiento ganadero y forestal. La caza es también una práctica muy común, extendida por gran parte de Sierra Morena, y que influye en la gastronomía local.

En estos ecosistemas se encuentra una amplia representación faunística, destacando entre los vertebrados mamíferos como el lobo (este espacio natural se encuentra dentro de la única zona lobera de Andalucía), el lince ibérico, el gato montés, la nutria, el meloncillo o el zorro, amén del ciervo y el jabalí, especies cinegéticas por excelencia.
Numerosas especies de aves habitan este espacio natural, con rapaces como el águila imperial (la reina de las águilas ibéricas), águilas real y perdicera, buitre leonado, azor o búho real, hasta los pequeños verdecillos, roqueros y collalbas, así como un sinfín de pájaros que pueden verse y escucharse con sólo adentrarse un poco en el monte y permanecer en silencio, pueblan estos parajes; entre los invertebrados destaca el cangrejo de río europeo que encuentra aquí uno de sus últimos reductos.

En estas sierras la práctica de la caza mayor se realiza de manera casi ritual, que le ha hecho merecedora de una merecida fama a sus monterías, centrándose el arraigo de la actividad tanto en Santa Elena como en La Carolina.


El Collado de la Estrella o el de los Jardines son miradores excepcionales desde los que puede obtenerse una inmejorable vista de casi todo el Parque.

 

 
     
     
   
e   e
df
 
GR-48 Sendero de Sierra Morena
Aves de Sierra Morena
STAR LIGHT
Síguenos en Facebook
Sierra Morena a través de webcam
Ayudas y subvenciones
ETS 2008
Senderos de Sierra Morena
Sierra Morena TV